Archivo del sitio

Caminando al futuro

 Hace siete años la unión de gente de izquierda y algunas otras personas descontentas con la derecha, que actualmente han terminado por acercarse a ella e integrarse, coincidimos en diferentes grupos contra diversas injusticias (construcción rascacielos, tala árboles, movimiento de lindes, etc)

 Una ciudadana como yo, dio el paso para alzar la voz en contra de esas injusticias y me hizo ver que desde la política, vienen las soluciones a los problemas y a lo largo del tiempo, me comprometí en un proyecto como Izquierda Unida, siempre defensora de esas causas justas y de muchas otras en las que yo no estaba implicada, pero no por ello menos graves.

WhatsApp Image 2019-05-29 at 20.06.16

 Esos conflictos y muchos otros, todos ellos generados por el Partido Popular que gobernaba con mayoría absoluta, hizo que la unión de diferentes partidos, sensibilidades y voces desplazara a Ángeles Múñoz del gobierno en 2015.

 En el pasado reciente fue gracias a la moción-traición la que nos echara del gobierno e hizo al Partido Popular tomar el gobierno municipal, la pregunta que me asalta es: ¿Qué hubiese ocurrido si no se hubiera producido en Marbella hace casi dos años la moción de censura perpetrada por OSP y PP? Nunca lo sabremos.

En la actualidad reciente, es en las elecciones municipales donde se han caracterizado principalmente, por el aumento de la abstención y la fragmentación aún más acusada de la izquierda, la responsable de haber regalado la mayoría absoluta al Partido Popular. Lo he dicho desde siempre y lo he advertido por activa y por pasiva, si no hay unión, va a ser un ejercicio imposible parar a la derecha.

 Odio tener razón en esta ocasión, no es una situación fácil, me duele por la implicación y la gran labor realizada y no sólo en la campaña, que también, si no por el trabajo realizado día a día, desde el gobierno, desde la oposición estos dos últimos años y cuando yo no estaba implicada, desde épocas históricas después del gilismo, con Enrique Monterroso al frente, siempre desde la coherencia y desde el convencimiento.

 La abstención se ha vuelto a quedar en casa o en otros lugares realizando menesteres diferentes a ir a las urnas y quien pretendiera sacarla a votar, ha fracasado, la izquierda aún más fragmentada que en 2015, ha sido incapaz de ir unida y eso ha puesto en bandeja al Partido Popular el pase directo al Ayuntamiento con mayoría absoluta, aún habiendo sacado menor número de votos que en 2015, los resultados son obvios.

 En general, hay que hacer un ejercicio de responsabilidad y dejar de mirar hacia el interior, abrir la mente, ser humildes y generosos, para tener una perspectiva diferente de cara al futuro y poder transformar la realidad, si no es así, no habrá nada que hacer.

 Estoy orgullosa hoy más que nunca, de estar en una organización donde las personas que la formamos actúa con total responsabilidad y podemos tener la conciencia tranquila porque hemos trabajado duro, con nuestros aciertos y errores. Seguiré implicada como siempre, aunque tengamos más dificultades, porque mi voz, nuestra voz, ya no se oirá en los plenos, pero sí en otras partes, porque rendirse no va conmigo, al revés, me da más fuerzas para continuar.

Tiempo de ideología

Según la RAE, ideología se compone de idea y -logía, y viene del francés idéologie y la primera definición es: “Conjunto de ideas fundamentales que caracteriza el pensamiento de una persona, colectividad o época, de un movimiento cultural, religioso o político, etc”

 Algunos partidos políticos y algunas personas presumen de no tener ideología, lo cual es imposible. Si usted es de los que creen eso, sepa que está equivocado porque por muy poco estructurada que la tenga y por muy poco que se dedique a pensar en ella, todo el mundo posee una serie de valores, un sentido de cómo tienen que ser las cosas y de las diferentes formas de conseguir los objetivos que nos marcamos.

 Yo valoro enormemente a la persona o al partido político que claramente se declara de una u otra ideología para mí quiere decir que tienen sus propias convicciones, valores e ideas, que organizan su visión del mundo y las muestran, utilizando sus medios para ponerlas en funcionamiento, porque lo que hacen es un ejercicio de transparencia, van de frente y no juegan al engaño, lo cual agradezco en el caso concreto de un partido político para poder decidir si es lo que quiero votar o no.

 Por el contrario el que se declara no pertenencer a ninguna ideología me causa desconfianza porque no sé a qué atenerme, no está siendo sincero, transparente. Se suelen declarar: “ni de izquierdas, ni de derechas”. Intentando quedar pronunciando esta frase por encima del bien y del mal. En política está todo inventado y la atracción por la política “no ideológica” suele ir acompañado de un populismo que puede ir de un lado hacia otro según convenga, que nada más persigue sus propios intereses prometiendo beneficios inalcanzables. Las agrupaciones políticas toman formas que presumen de novedosas y se quieren convertir en máquinas electorales para ser instrumentos en búsqueda de votos y ganar el poder. Sus dirigentes se dejan arrastrar por la frivolidad y el clientelismo aprovechándose de la propia decepción de la gente.

 Si tomamos un ejemplo de la historia política del municipio, GIL llegó en un momento de crisis económica y de hartazgo político en Marbella y presumía no tener ideología. Su logro en el gobierno fue “vender Marbella” para su propio beneficio y al margen siempre de la propia ley, conocidas son las consecuencias y el resultado: El primer Ayuntamiento de la historia de España disuelto por corrupción.

  Es más necesario que nunca reconocer la labor de nuestros políticos porque no podemos meterlos a todos en el mismo saco, tanto los hay profesionales y honrados como incompetentes o corruptos. La mayoría de las veces son los sectores más conservadores los que siembran ideas como que “todos los políticos son unos corruptos o todos son iguales” y no es así, no es bueno generalizar, lo hacen para aburrir al personal, desencantarlos de la política, sembrar hartazgo, frustración y crisis ideológica.

 Ahora más que nunca es tiempo de política sin desprestigiar el trabajo de los que se dedican a ella porque ejercerla es un acto de entrega a los demás para luchar por nuestros derechos, por el bien común.

WhatsApp Image 2019-02-02 at 05.09.44

A %d blogueros les gusta esto: