Archivo del sitio

Modelo de Ciudad

Mi nuevo artículo quincenal en el periódico local Viva Marbella.

Screenshot_20190409-094141_Drive

 

Cerro Torrón

La mayoría de los que somos de Marbella y nos gusta el senderismo, cuando hablamos del Cerro Torrón conocemos el sitio por las espectaculares vistas hacia todas las direcciones que desde la cima se pueden admirar y en días claros se llega a divisar hasta el Campo de Gibraltar, pero desconocemos su historia, entre otras cosas porque sólo hay un estudio de superficie hecho sobre los restos que se han encontrado allí, y por ello, sólo nos podemos hacer una idea de quiénes habitaron ese monte y lo que pasaba allí, en el momento que se estudie en profundidad podríamos descubrir el sentido histórico de nuestro término municipal.

20170430_130126

Cerros hay muchos pero este en concreto tiene un matiz específico, es parte de las formaciones de mediana altitud del área de transición entre la zona costera y las grandes montañas que forman nuestra Sierra Blanca. Tiene una altura de 228 metros, lo que le hace destacar por ser de los más elevados del resto de montes circundantes. Está situado al lado de Río Real donde hubo en su desembocadura una factoría fenicia y presenta una acusada pendiente natural por el norte y por el sur, la zona más accesible. Se llega por el conocido Camino de los Pescadores, al este del Alcornocal del la Mina. La densa vegetación y ausencia de sendero hace complicada la marcha hacia su cumbre.

IMG-20170430-WA0015

La cima se encuentra fortificada a base de muros de mampostería, adaptada a la orografía del cerro. La fortificación tiene una superficie de unos 1.200 m2 y un perímetro de unos 140 metros, con cinco torreones cuadrados y otros cuatro semicirculares que hacen de refuerzo de la muralla de 1.65 metros de grosor y un metro de alto. Es de carácter defensivo y tiene varios aljibes para recogida de aguas.

El cerro ha estado ocupado desde la Edad del Bronce y del Cobre, también se han encontrado restos de la Época Fenicia y de la República Romana, pero eso no quiere decir que vivieran allí, pero pone de manifiesto la existencia de un intercambio cultural entre los indígenas que habitaban en el cerro y los fenicios procedentes del asentamiento que se encontraba en la desembocadura de Río Real y los romanos que habitaron en la costa siglos más tarde. La fortaleza fue construida en el S IX, se integra en una red de fortificaciones con valor estratégico coexistiendo con el Castillo de Marbella un siglo y se despuebla en el S.XI con los árabes ya en la ciudad, cuando definitivamente lo abandonan. 

En su entorno, se ven factores que posibilitan la ganadería y la explotación de recursos marinos, pero la práctica de la agricultura se encuentra muy limitada.

IMG-20170430-WA0012

 Aunque fue declarado Bien de Interés Cultural en el año 1985 y es uno de los hitos arqueológicos del patrimonio histórico y cultural de nuestro municipio, es un gran desconocido, debido a la poca atención que le han prestado las diferentes administraciones, sin ni siquiera realizar los estudios arqueológicos necesarios para acabar de determinar el curso histórico de la ciudad.

En Marbella hay vestigios de casi todas las culturas que han pasado por la península, es una de las pocas ciudades de España que puede presumir de ello, posee una riqueza monumental no tan grandiosa como en otras localidades, pero lo suficientemente importante que si se pusiese en valor, serviría no sólo para enterarnos de nuestra historia que es esencial para conocer nuestro territorio y sus gentes, también valdría para poder transmitirla a las siguientes generaciones y a nuestros turistas, es una forma de diversificar nuestra oferta turística muy dependiente todavía del sol y playa. Es imprescindible variar el enfoque y contar con una oferta complementaria a la actual como es el turismo monumental que ayuda a recibir visitas en época de temporada baja e impulsaría la desestacionalización del sector.

Fuentes de información: Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, Javier Soto de la Asociación Cilniana en el programa Microclima y Alfonso Sánchez Mairena. “Fortificaciones altomedievales de la tierra de Marbella (Málaga), en “Castillos de España”

Primavera de elecciones

Sección de opinión que estreno esta semana en el periódico Viva Marbella.

20190406_170338

Cien años después…

Los gladiadores de nuestras pensiones en Marbella, desde la coordinadora estatal por la defensa de unas pensiones públicas, se ponen cada “lunes al sol” de 12.00 a 13.00 hrs en el mismo banco donde montan su tenderete reivindicativo, han convocado para esta tarde una concentración en la Plaza de Los Naranjos coincidiendo con el centenario de las primeras pensiones públicas en España.

Desde la coordinadora han organizado concentraciones en diferentes ciudades y destacan necesario la presencia en las calles sin dar un paso atrás, bajo el lema de gobierne quien gobierne las pensiones se defienden, porque de ello dependen el futuro y el bienestar de quienes aún tienen mucha vida por delante.

Han sido las encargadas de poner su voz Mª Carmen Ramos y Concha García. La primera de ellas nos ha leído este texto íntegro:

“El Real Decreto del 11 de Marzo de 1919, llamado Retiro Obrero, fijó la edad de jubilación a los 65 años. Hoy, 100 años después, se nos está recortando ese derecho. A partir del 1 de Enero de 2019 la edad de jubilación ya es a los 65 años y ocho meses y seguirá aumentando hasta alcanzar los 67 años en el 2027.

De sobra sabemos que es casi imposible conseguir empleo después de los 55 años, por lo que, quien se quede en paro a esa edad estará condenado a una pensión miserable. Ni un recorte más, ni un paso atrás.

Y si somos mujeres, lo tenemos peor, por eso yo, cada lunes me planto en esta Plaza de doce a una, pensando que la pensión media de la mujer fue de 794, 46€, mientras que la de los hombres alcanzó 1.244, 69€ en el 2018, lo que supone una diferencia de 450€ al mes, habiendo una brecha de género del 37%.

Por otra parte hay más de un millón y medio de mujeres que perciben pensiones por debajo de 500€ y hay otro millón de más de 65 años que carecen de pensión porque su destino era cuidar de la casa, de sus hijos, de su marido, de sus padres o de sus suegros, pero estos cuidados no se pagan y cuando quedan viudas cobran sobre un 60% de la base reguladora y en muchos casos no llegan a fin de mes. Y el colmo de la pobreza lo sufren las pensiones no contributivas, normalmente cobradas por mujeres.

#PorUnasPensionesDignas

¡GOBIERNE QUIEN GOBIERNE LAS PENSIONES SE DEFIENDEN!”

Concha García ha mencionado a Andrés Cuevas, gran luchador por las pensiones en #Marbella, y nos ha hecho una reflexión muy importante: A la hora de ir a las urnas en las próximas elecciones generales, locales y europeas, pensemos muy bien a quien se le deposita nuestro voto porque cualquiera de las tres derechas difícilmente defenderán nuestras pensiones.

Luz de esperanza

Marbella #8M 2019. Imagen de Miguel Díaz Becerra

Ayer no escribí porque estaba de huelga, por eso estas líneas salen esta semana un poco más tarde. Fue día de vindicación feminista en la calle y no pude dejar de estar en otro sitio. Tras la resaca del #8M del compartir emociones, vivencias y después de haber sido una de las responsables de la organización de la concentración en #Marbella, estoy muy orgullosa de todas nosotras las que formamos parte de la coordinadora y de las dos asociaciones: Café Feminista y Marbella Feminista. Es muy grande el ejemplo transmitido de unidad al resto de la ciudadanía, con mujeres muy diferentes entre sí y cada una con su reivindicación, como el colectivo de limpiadoras del Ayuntamiento, que mejor día como el de ayer para seguir reclamando su jornada completa.

El #8M no se queda en el recuerdo, no sólo va a servir para seguir fortaleciendo la lucha feminista si no para lanzar un mensaje firme y claro a cualquier partido de las tres derechas que quieran arrebatarnos nuestros derechos: nos tendrán enfrente. Porque conozco sólo un tipo de feminismo, es el que lucha por la igualdad real 50% mujeres, 50 % hombres, no hay otro, por mucho que te lo quieran hacer ver. No me hace falta que me den un decálogo de feminismo liberal inventado, que me sirva de guía y me recuerda a una versión adaptada a nuestros tiempos del Manual de la Buena Esposa de los años 50 por la Sección Femenina perteneciente a la Falange Española. Son muchos los sentimientos encontrados ayer y muchas imágenes que me hicieron ver que todavía hay un rayo de esperanza, que hay una semilla muy fuerte plantada y que crece entre las más jóvenes para construir entre todos una sociedad feminista.

Lectura Manifiesto #8M Marbella

En Marbella decidimos leer el manifiesto de la coordinadora de Málaga, un manifiesto que se posiciona claramente “en contra de todas las formas de explotación sexual y de reproducción que comercia con seres humanos y con el cuerpo de las mujeres” queríamos claramente trasladar nuestro apoyo desde aquí al trabajo que se hace en la capital.

Por la tarde, la manifestación de Málaga se vivió con un recorrido, aunque mucho más amplio que el año pasado, muy caótico, que las autoridades cambiaron sobre la marcha por unas obras que obstaculizaban el paso al previamente consensuado con la coordinadora e hicieron dispersarlo por calles de la Malagueta, aunque gracias a la improvisación de las propias manifestantes y a grito de ¡Este recorrido es un timo! ¡ Vamos a Calle Larios! se decidió dirigir al Paseo del Parque y ocupar absolutamente todo el paseo a lo ancho y lo largo, demostrando una imagen mucho más numerosa que la del año pasado y compacta.

La lucha feminista ayer tocó en la calle pero el resto de días del año tiene que estar en las instituciones para reforzar y crear leyes nuevas y dotar a la administración de medios y recursos para que éstas se puedan aplicar. Esto se consigue desde dentro de la política, siendo muy importante que las mujeres nos involucremos más y es imprescindible llevar iniciativas desde los propios partidos que defiendan la igualdad real para poder hacer efectivas estas reivindicaciones.

El turismo necesario

Marbella vive realidades diferentes a lo largo de todo el año. Hay cuatro meses que somos algo más de 140.000 habitantes y van incrementando gracias a nuestras bondades. Y la otra realidad se produce cuando durante los otros ocho meses la población se puede duplicar, triplicar o cuadruplicar dependiendo de la estación. Con esta reflexión empezaba el encuentro vecinal de “La Marbella Necesaria” que Izquierda Unida organizó con diferentes colectivos hace dos semanas, y nos hace percatarnos que cada vez es más indispensable impulsar políticas para acabar con la estacionalidad.

Marbella es una ciudad turística por excelencia desde que entre la década de los 40 y 50 llegasen los primeros viajeros hasta hoy día. Esta es una de sus realidades y no debemos renunciar a ella, al revés, tenemos que mejorar su gestión para que esta actividad económica nos dure el tiempo y eso se logra con una planificación a largo plazo, siendo un destino de calidad y teniendo un producto de calidad en su conjunto.

En cualquier destino, es un error separar las necesidades del turista y las propias de la población residente durante todo el año, porque durante el tiempo que están de vacaciones nuestros visitantes se convierten en un ciudadano más y por lo tanto en usuarios de nuestros espacios urbanos y naturales o de servicios e infraestructuras como el transporte, seguridad, carreteras, centros sanitarios, limpieza, restaurantes, comercios, etc. La ciudad tiene que estar preparada para dar respuesta, desde un punto de vista pragmático, tanto a los que vivimos aquí todo el año, como a los que pasan unos días o meses con nosotros, eso significa que tiene que ser un destino de calidad.

Tampoco existe un producto turístico de calidad si el destino o su oferta no lo son. No basta con tener hoteles cinco estrellas refiriéndose sólo a sus instalaciones, al servicio o la accesibilidad, también tiene que aludir a un empleo de calidad, que la relación entre plazas hoteleras y trabajadores contratados sea un elemento clave a la hora de establecer esa catalogación de estrellas.

Tenemos que hablar de un turismo responsable con cualquier destino, con su cultura, economía, sobre todo con su medio ambiente y socialmente con los derechos humanos de la población residente y por ende con los derechos de los trabajadores y de las trabajadoras.

La mayor discusión y el debate político sobre el turismo se ha centrado en los últimos años en las cifras records de porcentajes de ocupación o en el número de millones de turistas nacionales o internacionales que nos visitan, en la masificación de algunos lugares costeros como Barcelona o Mallorca por problemas de gestión de los espacios públicos, en la difícil convivencia entre residentes y turistas, en la pérdida del comercio local de proximidad, en el encarecimiento del coste de vida en ciertos lugares donde hay mayor presencia turística y que provoca la llamada gentrificación, en los nuevos modelos de empresas colaborativas en alojamiento o transporte urbano. Sin embargo, el aspecto laboral del turismo ha sido el gran ausente en ese debate por la mayoría de partidos políticos y no ocupa para nada la centralidad que debe tener. Porque como conclusión de las jornadas del Turismo Necesario y del encuentro de “La Marbella Necesaria” hace quince días, si queremos un turismo cinco estrellas, el empleo tiene que ser también cinco estrellas. Un turismo de calidad va unido indiscutiblemente a un empleo de calidad, para lograr que sea así hay que darle un protagonismo inexcusable.

A %d blogueros les gusta esto: