Nueve toneladas de basura

La indignación me volvió a invadir hace dos días gracias a la denuncia de Ecologistas en Acción hace dos años, cuando me enteré del desastre medioambiental en los fondos marinos de Nerja contaminados por vertidos de aguas fecales y de toallitas higiénicas que además obstruyen un colector. Más de nueve toneladas de toallitas de bebé, de compresas, de plásticos han formado un tapón de más de 20 metros de diámetro en ese colector, situado a menos de 200 metros de la playa de Nerja. Un atentado contra la naturaleza en plena Costa del Sol que como sabemos depende en gran medida del turismo.

Costa de Nerja

El problema no es nuevo, los productos higiénicos y plásticos se llevan comercializando décadas. Las autoridades están investigando gracias a la denuncia interpuesta, pero mis preguntas son: ¿Por qué la administración competente no actúa de oficio? ¿Por qué siempre hay que estar denunciando para que la administración actúe? ¿Cuándo se van a tomar medidas drásticas en todo el país? Miedo da pensar como puedan estar el resto de nuestras costas y no sólo las que tenemos en nuestro país y continente, sino alrededor de todo el mundo, porque no hay que olvidar que es un problema global. Nos echamos las manos a la cabeza horrorizados cuando ocurren estos desastres en la naturaleza, y ya poco remedio podemos poner una vez han sucedido. Lo que tenemos que hacer es evitarlos a toda costa, poniendo de nuestra parte, porque todos somos responsables en mayor o menor medida.

El problema no se arregla limpiando, unas de las soluciones es no ensuciar. He ido muchas veces a jornadas de limpieza y están muy bien para concienciar a los más pequeños que son el futuro, incluso también a algunos adultos que son los principales responsables. Pero fastidia mucho, después de estar horas limpiando, como a los dos días ese mismo espacio vuelve a estar igual de sucio, por lo que las medidas que se adopten tienen que ser drásticas y urgentes, no sólo en educación y concienciación. De hecho muchas organizaciones y grupos usan el tema medioambiental como herramienta de publicidad y marketing para sacar mayor beneficio económico o cumplir cualquiera sean sus objetivos.

Es necesario el impulso de políticas para la protección del medio ambiente, eso quiere decir muchas veces simplemente respetar, hacer cumplir la normativa y leyes y por supuesto mejorarlas, porque como dice el amigo y compañero Salvador Campos: lo verdaderamente revolucionario es hacer cumplir la ley. Fundamental es dotar de presupuesto para poder poner en marcha las medidas, entre ellas, hacer efectiva la separación de fecales y pluviales, la construcción o ampliación de estaciones depuradoras de agua y facilitar los complejos trámites a los que están sometidas dichas obras. Por supuesto es importante depurar responsabilidades políticas en el caso de Nerja, pero es necesario que las investigaciones estén dirigidas hacia las administraciones y empresas competentes, porque la responsabilidad de la falta de una estación depuradora de aguas residuales en ese municipio que hace que los vertidos vayan a parar directamente al mar, en este caso es del Estado. ¿Entonces, cómo se puede investigar a un Ayuntamiento si la obra de la depuradora está en marcha desde 2014 y cinco años después aún no ha finalizado?

Entre esas medidas drásticas entiendo hace falta un cambio en el modelo productivo que no esté ligado a la generación de residuos y los primeros que podemos influir somos nosotros mismos con nuestros hábitos de consumo. Reduciendo el consumo y producción de plásticos, eliminando el uso de toallitas para obligar que las prohíban en el mercado, comprando en el negocio de proximidad y sólo lo que necesitamos, reciclando, reutilizando las cosas, dándole una segunda vida. Algunos asuntos tan básicos, que da vergüenza decir y mucha gente aún no pone en práctica. Invito a hacer una reflexión en vuestras vidas y a pensar en lo que podemos mejorar para contribuir con el medio ambiente. Está claro que vivimos de él, porque es un recurso turístico que si no cuidamos, estamos olvidándonos de una de las principales fuentes de empleo, a lo mejor el propio egoísmo del ser humano, pensar en nosotros mismos, nos sirve para recapacitar. No quiero que se haga tarde, creo que aún estamos a tiempo de actuar.

No hay planeta B

Ayer vivimos a nivel internacional el #15M contra el cambio climático. Alumnos y alumnas de instituto y universitarios se manifestaron en las calles de 1800 ciudades de más de 100 países diferentes. Se convocó una huelga internacional de estudiantes que se extendió por más de 60 localidades de toda España.

Todo lo comenzó en solitario Greta Thunberg hace siete meses en Suecia. Una estudiante de 16 años que se ausentó todos los días del instituto durante tres semanas para demandar a su gobierno que cumpliera el Acuerdo de París, después de haber sufrido el verano más caluroso de toda la historia. Al mes siguiente pasaron las protestas a ser una vez a la semana, siempre los viernes, para permanecer sentada frente al Parlamento sueco en señal de indignación para que su país redujese las emisiones contaminantes, así nació #FridaysForFuture. Su reivindicación se ha extendido entre más estudiantes alrededor de todo el mundo, llegando a España hace dos meses a Gerona y propagándose este movimiento rápidamente a otras ciudades. Ha sido desde el 1 de este mes cuando se manifiestan o concentran todos los viernes en diferentes ciudades de España.

15M contra cambio climático #Málaga
imágenes de Antonio Ledesma y Maica Machuca

El sexto informe publicado por Naciones Unidas sobre medio ambiente publicado esta semana confirma el desastre medioambiental del cambio climático. Los objetivos que se establecieron desde el año 2030-2050 no se están cumpliendo ni uno y no sólo se dejan de cumplir, sino que vamos a peor.

El informe aconseja reducir el desperdicio de comida porque tiramos un 33% de los alimentos, de reducir el consumo de plásticos y de agua potable porque su existencia cada vez es más reducida. Pone de manifiesto que cada vez aumenta más la contaminación de los mares y del aire y es necesario el uso de energías renovables, entre muchas otras.

Los gritos de protesta ayer: “No juguéis con nuestro futuro. Ni un grado más, ni una especie menos. Si el planeta fuera un banco, ya lo habrían rescatado. No hay planeta B. No es tiempo que haga este calor. etc” Estas consignas que inundaron ayer las calles de Málaga hay que tomarlas más en serio que nunca, porque si no, no habrá futuro para nadie como dice el informe de las Naciones Unidas.

Eva García, actual diputada del congreso de IU, nos hablaba en un encuentro mantenido con Garzón y Ahumada, también esta semana, de tres hilos inseparables y básicos: el rojo, el violeta y el verde. El rojo referido a los derechos humanos básicos, el violeta al feminismo y el verde al ecologismo. De lo relacionados que están unos y otros, y aquel partido que los ignore dentro de su acción política, estará cometiendo un grave error porque estará negando los problemas reales de la gente y del planeta y sus soluciones.

El feminismo y ecologismo tienen mucho en común, son la cara de una misma moneda, existe una conexión entre la lucha contra el patriarcado y contra el cambio climático, son movimientos de carácter revolucionario que ponen la vida en el centro porque el calentamiento global afecta a los colectivos más vulnerables y desfavorecidos, y dentro de estos, las mujeres son mayoría con un 70% de las más pobres del planeta. Además la sociedad ha priorizado en lo que produce rendimiento económico sobre a lo que sustenta el verdadero bienestar de las personas, despreciando la libertad de las mujeres y justificando la sobre explotación de la naturaleza. Por esto el movimiento estudiantil #FridaysForFuture decidió unirse a la reivindicación feminista el pasado #8M.

Hace una semana estuvimos reivindicando igualdad para las mujeres, el martes unas pensiones dignas en Marbella y una semana después en las mismas calles malagueñas la defensa del medio ambiente y el clima, pues allí estuve, como una ciudadana más implicada en el movimiento ecologista y en política hace años, junto a los estudiantes y los pensionistas de Marbella que fueron a brindar su apoyo. Porque hay que salir a la calle para defender nuestros derechos, desde tu casa o una oficina compartiendo meros artículos por redes sociales y cayendo en lamentaciones y críticas de lo mal que está todo, presumiendo que se tiene una solución que después no se pueda aplicar por poco realista, no es suficiente, hay que pasar a la acción política y a través de ella, elaborar y llevar a cabo las propuestas realizables. Es lo que reclamaban ayer los estudiantes: Más acción y menos palabras.

Cien años después…

Los gladiadores de nuestras pensiones en Marbella, desde la coordinadora estatal por la defensa de unas pensiones públicas, se ponen cada “lunes al sol” de 12.00 a 13.00 hrs en el mismo banco donde montan su tenderete reivindicativo, han convocado para esta tarde una concentración en la Plaza de Los Naranjos coincidiendo con el centenario de las primeras pensiones públicas en España.

Desde la coordinadora han organizado concentraciones en diferentes ciudades y destacan necesario la presencia en las calles sin dar un paso atrás, bajo el lema de gobierne quien gobierne las pensiones se defienden, porque de ello dependen el futuro y el bienestar de quienes aún tienen mucha vida por delante.

Han sido las encargadas de poner su voz Mª Carmen Ramos y Concha García. La primera de ellas nos ha leído este texto íntegro:

“El Real Decreto del 11 de Marzo de 1919, llamado Retiro Obrero, fijó la edad de jubilación a los 65 años. Hoy, 100 años después, se nos está recortando ese derecho. A partir del 1 de Enero de 2019 la edad de jubilación ya es a los 65 años y ocho meses y seguirá aumentando hasta alcanzar los 67 años en el 2027.

De sobra sabemos que es casi imposible conseguir empleo después de los 55 años, por lo que, quien se quede en paro a esa edad estará condenado a una pensión miserable. Ni un recorte más, ni un paso atrás.

Y si somos mujeres, lo tenemos peor, por eso yo, cada lunes me planto en esta Plaza de doce a una, pensando que la pensión media de la mujer fue de 794, 46€, mientras que la de los hombres alcanzó 1.244, 69€ en el 2018, lo que supone una diferencia de 450€ al mes, habiendo una brecha de género del 37%.

Por otra parte hay más de un millón y medio de mujeres que perciben pensiones por debajo de 500€ y hay otro millón de más de 65 años que carecen de pensión porque su destino era cuidar de la casa, de sus hijos, de su marido, de sus padres o de sus suegros, pero estos cuidados no se pagan y cuando quedan viudas cobran sobre un 60% de la base reguladora y en muchos casos no llegan a fin de mes. Y el colmo de la pobreza lo sufren las pensiones no contributivas, normalmente cobradas por mujeres.

#PorUnasPensionesDignas

¡GOBIERNE QUIEN GOBIERNE LAS PENSIONES SE DEFIENDEN!”

Concha García ha mencionado a Andrés Cuevas, gran luchador por las pensiones en #Marbella, y nos ha hecho una reflexión muy importante: A la hora de ir a las urnas en las próximas elecciones generales, locales y europeas, pensemos muy bien a quien se le deposita nuestro voto porque cualquiera de las tres derechas difícilmente defenderán nuestras pensiones.

Luz de esperanza

Marbella #8M 2019. Imagen de Miguel Díaz Becerra

Ayer no escribí porque estaba de huelga, por eso estas líneas salen esta semana un poco más tarde. Fue día de vindicación feminista en la calle y no pude dejar de estar en otro sitio. Tras la resaca del #8M del compartir emociones, vivencias y después de haber sido una de las responsables de la organización de la concentración en #Marbella, estoy muy orgullosa de todas nosotras las que formamos parte de la coordinadora y de las dos asociaciones: Café Feminista y Marbella Feminista. Es muy grande el ejemplo transmitido de unidad al resto de la ciudadanía, con mujeres muy diferentes entre sí y cada una con su reivindicación, como el colectivo de limpiadoras del Ayuntamiento, que mejor día como el de ayer para seguir reclamando su jornada completa.

El #8M no se queda en el recuerdo, no sólo va a servir para seguir fortaleciendo la lucha feminista si no para lanzar un mensaje firme y claro a cualquier partido de las tres derechas que quieran arrebatarnos nuestros derechos: nos tendrán enfrente. Porque conozco sólo un tipo de feminismo, es el que lucha por la igualdad real 50% mujeres, 50 % hombres, no hay otro, por mucho que te lo quieran hacer ver. No me hace falta que me den un decálogo de feminismo liberal inventado, que me sirva de guía y me recuerda a una versión adaptada a nuestros tiempos del Manual de la Buena Esposa de los años 50 por la Sección Femenina perteneciente a la Falange Española. Son muchos los sentimientos encontrados ayer y muchas imágenes que me hicieron ver que todavía hay un rayo de esperanza, que hay una semilla muy fuerte plantada y que crece entre las más jóvenes para construir entre todos una sociedad feminista.

Lectura Manifiesto #8M Marbella

En Marbella decidimos leer el manifiesto de la coordinadora de Málaga, un manifiesto que se posiciona claramente “en contra de todas las formas de explotación sexual y de reproducción que comercia con seres humanos y con el cuerpo de las mujeres” queríamos claramente trasladar nuestro apoyo desde aquí al trabajo que se hace en la capital.

Por la tarde, la manifestación de Málaga se vivió con un recorrido, aunque mucho más amplio que el año pasado, muy caótico, que las autoridades cambiaron sobre la marcha por unas obras que obstaculizaban el paso al previamente consensuado con la coordinadora e hicieron dispersarlo por calles de la Malagueta, aunque gracias a la improvisación de las propias manifestantes y a grito de ¡Este recorrido es un timo! ¡ Vamos a Calle Larios! se decidió dirigir al Paseo del Parque y ocupar absolutamente todo el paseo a lo ancho y lo largo, demostrando una imagen mucho más numerosa que la del año pasado y compacta.

La lucha feminista ayer tocó en la calle pero el resto de días del año tiene que estar en las instituciones para reforzar y crear leyes nuevas y dotar a la administración de medios y recursos para que éstas se puedan aplicar. Esto se consigue desde dentro de la política, siendo muy importante que las mujeres nos involucremos más y es imprescindible llevar iniciativas desde los propios partidos que defiendan la igualdad real para poder hacer efectivas estas reivindicaciones.

El turismo necesario

Marbella vive realidades diferentes a lo largo de todo el año. Hay cuatro meses que somos algo más de 140.000 habitantes y van incrementando gracias a nuestras bondades. Y la otra realidad se produce cuando durante los otros ocho meses la población se puede duplicar, triplicar o cuadruplicar dependiendo de la estación. Con esta reflexión empezaba el encuentro vecinal de “La Marbella Necesaria” que Izquierda Unida organizó con diferentes colectivos hace dos semanas, y nos hace percatarnos que cada vez es más indispensable impulsar políticas para acabar con la estacionalidad.

Marbella es una ciudad turística por excelencia desde que entre la década de los 40 y 50 llegasen los primeros viajeros hasta hoy día. Esta es una de sus realidades y no debemos renunciar a ella, al revés, tenemos que mejorar su gestión para que esta actividad económica nos dure el tiempo y eso se logra con una planificación a largo plazo, siendo un destino de calidad y teniendo un producto de calidad en su conjunto.

En cualquier destino, es un error separar las necesidades del turista y las propias de la población residente durante todo el año, porque durante el tiempo que están de vacaciones nuestros visitantes se convierten en un ciudadano más y por lo tanto en usuarios de nuestros espacios urbanos y naturales o de servicios e infraestructuras como el transporte, seguridad, carreteras, centros sanitarios, limpieza, restaurantes, comercios, etc. La ciudad tiene que estar preparada para dar respuesta, desde un punto de vista pragmático, tanto a los que vivimos aquí todo el año, como a los que pasan unos días o meses con nosotros, eso significa que tiene que ser un destino de calidad.

Tampoco existe un producto turístico de calidad si el destino o su oferta no lo son. No basta con tener hoteles cinco estrellas refiriéndose sólo a sus instalaciones, al servicio o la accesibilidad, también tiene que aludir a un empleo de calidad, que la relación entre plazas hoteleras y trabajadores contratados sea un elemento clave a la hora de establecer esa catalogación de estrellas.

Tenemos que hablar de un turismo responsable con cualquier destino, con su cultura, economía, sobre todo con su medio ambiente y socialmente con los derechos humanos de la población residente y por ende con los derechos de los trabajadores y de las trabajadoras.

La mayor discusión y el debate político sobre el turismo se ha centrado en los últimos años en las cifras records de porcentajes de ocupación o en el número de millones de turistas nacionales o internacionales que nos visitan, en la masificación de algunos lugares costeros como Barcelona o Mallorca por problemas de gestión de los espacios públicos, en la difícil convivencia entre residentes y turistas, en la pérdida del comercio local de proximidad, en el encarecimiento del coste de vida en ciertos lugares donde hay mayor presencia turística y que provoca la llamada gentrificación, en los nuevos modelos de empresas colaborativas en alojamiento o transporte urbano. Sin embargo, el aspecto laboral del turismo ha sido el gran ausente en ese debate por la mayoría de partidos políticos y no ocupa para nada la centralidad que debe tener. Porque como conclusión de las jornadas del Turismo Necesario y del encuentro de “La Marbella Necesaria” hace quince días, si queremos un turismo cinco estrellas, el empleo tiene que ser también cinco estrellas. Un turismo de calidad va unido indiscutiblemente a un empleo de calidad, para lograr que sea así hay que darle un protagonismo inexcusable.

¿Duna o chiringuito?

Duna de Río Real

Hace algo más de un mes asistí a la presentación de la Evaluación del Litoral de Andalucía realizada por Ecologistas en Acción. Es un estudio exhaustivo de todo el litoral andaluz. Andalucía cuenta con 860 km de costa, de los que el 40% corresponde a espacios protegidos, pero sólo el 26% de la superficie en la zona terrestre de los 500 m desde el DPMT está conservada. Hay grandes diferencias entre provincias, siendo Huelva y Almería las que tienen más zonas preservadas alrededor del 40 % y mientras que Málaga y Granada son las que menos áreas tiene, con un 2,5% y 5,1% respectivamente.

Las cifras son aplastantes, sobre todo en la provincia de Málaga, donde contamos con 165 km de frente litoral y más del 80 % está construido. Desde que surgieran las primeras grandes urbanizaciones en la Costa del Sol en los años 60 han ido sumándose muchas más, tanto en el litoral como en el interior, convirtiendo la zona en un gran centro de turismo residencial. Nuestra herencia paisajística ha sido producto de la ocupación masiva del territorio. En las últimas décadas hasta que llegó la crisis económica del 2008, la provincia vivió un gran boom urbanístico. En 1987 más del 66% de la franja costera estaba urbanizada y ese porcentaje ha aumentado hasta llegar a un 80%, el más alto de todo el litoral español.

En Marbella tenemos en torno al 10 % conservado de la superficie en la zona terrestre de los 500 m desde el DPMT. Los datos hablan por si mismos, conociéndolos, no queda duda alguna que lo poco que queda tenemos que protegerlo. De ese porcentaje, la mayoría corresponde a 20 hectáreas del Monumento Natural Dunas Artola-Cabopino y a 22 hectáreas de la Reserva Ecológica Dunas de Marbella que la forman nueve reductos de dunas que van desde Río Real hasta Elviria.

Desde finales de 2016 el anterior gobierno tripartito con IU al frente de la Delegación de Sostenibilidad lleva pidiendo a la Junta de Andalucía con la presentación de una propuesta al pleno que se incluyera las Dunas del Pinillo (3,9 hectáreas) dentro de la Reserva Ecológica Dunas de Marbella, la cual se aprobó por unanimidad.

A día de hoy, tenemos todos los informes favorables tanto de la Demarcación de Costas y de la Junta, y la pelota está en el tejado del Ayuntamiento a la espera que modifique la memoria técnica de la Reserva Ecológica, incluya el reducto dunar del Pinillo dentro y lo remita a la Junta de Andalucía. Es muy importante que se incorpore por ser el tramo más cercano al casco urbano que se conserva y el más susceptible de concesiones de futuras licencias de chiringuitos debido a esa proximidad a la ciudad.

De hecho existen amenazas, hace algunos días la Junta de Andalucía sacó a exposición pública el proyecto de construcción de un chiringuito en esa misma zona y como no podía ser de otra forma ha recibido alegaciones de IU. Ha pedido también a la Administración Autonómica que desista de este procedimiento y que le deniegue la petición que ha realizado el particular que ya explotó una concesión en el mismo lugar hace tres años, llena de incumplimientos muy graves y el Ayuntamiento tuvo que cerrarle el establecimiento.

Opto por la protección de la duna, ante plantar un chiringuito encima de ella. Prefiero un parque natural lindando con nuestro casco urbano, elijo que mi ciudad sea ejemplo de turismo sostenible de calidad y haga gala de respeto medioambiental, frente a la destrucción y explotación privativa de uno de los recursos naturales más preciados, nuestras playas. A las cifras me remito, cada vez tenemos menos litoral y bastante hemos perdido ya enladrillándolo casi al 90%, ya no nos queda opción de elegir, las circunstancias nos obligan a ser responsables.

A %d blogueros les gusta esto: