Archivo de la categoría: Feminismo

Luz de esperanza

Marbella #8M 2019. Imagen de Miguel Díaz Becerra

Ayer no escribí porque estaba de huelga, por eso estas líneas salen esta semana un poco más tarde. Fue día de vindicación feminista en la calle y no pude dejar de estar en otro sitio. Tras la resaca del #8M del compartir emociones, vivencias y después de haber sido una de las responsables de la organización de la concentración en #Marbella, estoy muy orgullosa de todas nosotras las que formamos parte de la coordinadora y de las dos asociaciones: Café Feminista y Marbella Feminista. Es muy grande el ejemplo transmitido de unidad al resto de la ciudadanía, con mujeres muy diferentes entre sí y cada una con su reivindicación, como el colectivo de limpiadoras del Ayuntamiento, que mejor día como el de ayer para seguir reclamando su jornada completa.

El #8M no se queda en el recuerdo, no sólo va a servir para seguir fortaleciendo la lucha feminista si no para lanzar un mensaje firme y claro a cualquier partido de las tres derechas que quieran arrebatarnos nuestros derechos: nos tendrán enfrente. Porque conozco sólo un tipo de feminismo, es el que lucha por la igualdad real 50% mujeres, 50 % hombres, no hay otro, por mucho que te lo quieran hacer ver. No me hace falta que me den un decálogo de feminismo liberal inventado, que me sirva de guía y me recuerda a una versión adaptada a nuestros tiempos del Manual de la Buena Esposa de los años 50 por la Sección Femenina perteneciente a la Falange Española. Son muchos los sentimientos encontrados ayer y muchas imágenes que me hicieron ver que todavía hay un rayo de esperanza, que hay una semilla muy fuerte plantada y que crece entre las más jóvenes para construir entre todos una sociedad feminista.

Lectura Manifiesto #8M Marbella

En Marbella decidimos leer el manifiesto de la coordinadora de Málaga, un manifiesto que se posiciona claramente “en contra de todas las formas de explotación sexual y de reproducción que comercia con seres humanos y con el cuerpo de las mujeres” queríamos claramente trasladar nuestro apoyo desde aquí al trabajo que se hace en la capital.

Por la tarde, la manifestación de Málaga se vivió con un recorrido, aunque mucho más amplio que el año pasado, muy caótico, que las autoridades cambiaron sobre la marcha por unas obras que obstaculizaban el paso al previamente consensuado con la coordinadora e hicieron dispersarlo por calles de la Malagueta, aunque gracias a la improvisación de las propias manifestantes y a grito de ¡Este recorrido es un timo! ¡ Vamos a Calle Larios! se decidió dirigir al Paseo del Parque y ocupar absolutamente todo el paseo a lo ancho y lo largo, demostrando una imagen mucho más numerosa que la del año pasado y compacta.

La lucha feminista ayer tocó en la calle pero el resto de días del año tiene que estar en las instituciones para reforzar y crear leyes nuevas y dotar a la administración de medios y recursos para que éstas se puedan aplicar. Esto se consigue desde dentro de la política, siendo muy importante que las mujeres nos involucremos más y es imprescindible llevar iniciativas desde los propios partidos que defiendan la igualdad real para poder hacer efectivas estas reivindicaciones.

¿Y ahora qué?

 

 Todas las reivindicaciones de las mujeres que salimos a la calle el pasado #8M eran políticas. Desde exigir igualdad de salario hasta que el Pacto de Estado contra la violencia machista despertara e implementara medidas eficaces. Todas las huelgas sean del tipo que fueren, son políticas.  Por eso no entiendo la aversión a lo político y a los que se dedican a ella, que nos quieren implantar los voceros que salen en los medios de comunicación directamente relacionados con partidos políticos vinculados a la derecha y nos quieren lavar el cerebro. Estarían contentos si las feministas nos dedicáramos sólo a salir a las calles a divertirnos ciertos días al año y no hacer ningún tipo de protesta, pero afortunadamente no es así.

 Tenemos que pensar si casi un año después del 8M de reivindicaciones al gobierno de Rajoy, la marea feminista ha conseguido sus objetivos.

1. ¿Ha desaparecido la brecha salarial?

2. ¿Se ha tomado alguna medida para que las pensiones sean igualitarias?

3. ¿Al Pacto de Estado contra la violencia machista se le ha dotado de medios y recursos para que se puedan aplicar políticas reales?

4. ¿Se ha hecho algo para que se haga justicia ante agresiones sexuales y violaciones? 

Se me ocurren muchas preguntas más, pero mi contestación a las dos primeras es un “no” rotundo. A la tercera, se han llegado a acuerdos por mayoría en el Congreso con el gobierno de Sánchez para la tramitación de leyes LGTBI y medidas urgentes del Pacto contra violencia machista pero corren peligro, porque ayer mismo el presidente convocó elecciones generales para el 28 de Abril y ante esta convocatoria, el día 5 de marzo se disolverán las Cortes y las medidas que no hayan sido aprobadas por el Parlamento decaerán y deberán volver a empezar todo el proceso, ya en la nueva legislatura. Ayer Unidos Podemos pedía aprobar por decreto estos acuerdos antes del 5 de Marzo, porque de lo contrario sería tirar a la basura un trabajo crucial para la mitad de la población de este país. A la cuarta pregunta, iban a presentar en el Consejo de Ministros de este mes un anteproyecto de ley orgánica de modificación del Código Penal para la protección de la libertad sexual de las ciudadanas y ciudadanos, eliminando el abuso sexual y suprimiendo penas de multa para los delitos sexuales, proponiendo penas de prisión para todos, pero finalmente creo que el Gobierno no la ha presentado porque ninguna noticia he encontrado al respecto. Es importante que antes de finalizar esta legislatura dejen aprobadas estas dos últimas medidas y ojalá se aprobaran otras más porque hay muchos siglos de atraso en igualdad real.

La protesta en la calle es fundamental pero hay que canalizarla hacia las instituciones a través de los partidos políticos que tengan el feminismo en el centro de sus políticas y lo realmente efectivo es que el movimiento feminista entrara en esos partidos para impulsar los cambios desde dentro, porque de esa forma, nos dejarán sólo las migajas. No me conformo con un feminismo de actos públicos como por ejemplo de organización de exposiciones de mujeres artistas o de charlas de diversas temáticas donde mujeres expertas participen .

Muy a pesar de la batalla de la derecha en dividir al feminismo y desinformar a la gente para sembrar dudas y crispación entre mujeres y hombres, el movimiento feminista ha conseguido un año después, marcar agenda política y estar presente e influir en los medios de comunicación. Pero hay que ir a lo importante, a cambiar las políticas desde las instituciones y para eso el movimiento feminista tiene que ser partidista, elegir el que defienda nuestros derechos y desechar a aquellos partidos de la derecha (C’S, VOX y PP) que quieren atentar contra ellos. En mi opinión, este es uno de los principales retos y aún queda la mayoría del trabajo por hacer.

A %d blogueros les gusta esto: