Luz de esperanza

Marbella #8M 2019. Imagen de Miguel Díaz Becerra

Ayer no escribí porque estaba de huelga, por eso estas líneas salen esta semana un poco más tarde. Fue día de vindicación feminista en la calle y no pude dejar de estar en otro sitio. Tras la resaca del #8M del compartir emociones, vivencias y después de haber sido una de las responsables de la organización de la concentración en #Marbella, estoy muy orgullosa de todas nosotras las que formamos parte de la coordinadora y de las dos asociaciones: Café Feminista y Marbella Feminista. Es muy grande el ejemplo transmitido de unidad al resto de la ciudadanía, con mujeres muy diferentes entre sí y cada una con su reivindicación, como el colectivo de limpiadoras del Ayuntamiento, que mejor día como el de ayer para seguir reclamando su jornada completa.

El #8M no se queda en el recuerdo, no sólo va a servir para seguir fortaleciendo la lucha feminista si no para lanzar un mensaje firme y claro a cualquier partido de las tres derechas que quieran arrebatarnos nuestros derechos: nos tendrán enfrente. Porque conozco sólo un tipo de feminismo, es el que lucha por la igualdad real 50% mujeres, 50 % hombres, no hay otro, por mucho que te lo quieran hacer ver. No me hace falta que me den un decálogo de feminismo liberal inventado, que me sirva de guía y me recuerda a una versión adaptada a nuestros tiempos del Manual de la Buena Esposa de los años 50 por la Sección Femenina perteneciente a la Falange Española. Son muchos los sentimientos encontrados ayer y muchas imágenes que me hicieron ver que todavía hay un rayo de esperanza, que hay una semilla muy fuerte plantada y que crece entre las más jóvenes para construir entre todos una sociedad feminista.

Lectura Manifiesto #8M Marbella

En Marbella decidimos leer el manifiesto de la coordinadora de Málaga, un manifiesto que se posiciona claramente “en contra de todas las formas de explotación sexual y de reproducción que comercia con seres humanos y con el cuerpo de las mujeres” queríamos claramente trasladar nuestro apoyo desde aquí al trabajo que se hace en la capital.

Por la tarde, la manifestación de Málaga se vivió con un recorrido, aunque mucho más amplio que el año pasado, muy caótico, que las autoridades cambiaron sobre la marcha por unas obras que obstaculizaban el paso al previamente consensuado con la coordinadora e hicieron dispersarlo por calles de la Malagueta, aunque gracias a la improvisación de las propias manifestantes y a grito de ¡Este recorrido es un timo! ¡ Vamos a Calle Larios! se decidió dirigir al Paseo del Parque y ocupar absolutamente todo el paseo a lo ancho y lo largo, demostrando una imagen mucho más numerosa que la del año pasado y compacta.

La lucha feminista ayer tocó en la calle pero el resto de días del año tiene que estar en las instituciones para reforzar y crear leyes nuevas y dotar a la administración de medios y recursos para que éstas se puedan aplicar. Esto se consigue desde dentro de la política, siendo muy importante que las mujeres nos involucremos más y es imprescindible llevar iniciativas desde los propios partidos que defiendan la igualdad real para poder hacer efectivas estas reivindicaciones.

El turismo necesario

Marbella vive realidades diferentes a lo largo de todo el año. Hay cuatro meses que somos algo más de 140.000 habitantes y van incrementando gracias a nuestras bondades. Y la otra realidad se produce cuando durante los otros ocho meses la población se puede duplicar, triplicar o cuadruplicar dependiendo de la estación. Con esta reflexión empezaba el encuentro vecinal de “La Marbella Necesaria” que Izquierda Unida organizó con diferentes colectivos hace dos semanas, y nos hace percatarnos que cada vez es más indispensable impulsar políticas para acabar con la estacionalidad.

Marbella es una ciudad turística por excelencia desde que entre la década de los 40 y 50 llegasen los primeros viajeros hasta hoy día. Esta es una de sus realidades y no debemos renunciar a ella, al revés, tenemos que mejorar su gestión para que esta actividad económica nos dure el tiempo y eso se logra con una planificación a largo plazo, siendo un destino de calidad y teniendo un producto de calidad en su conjunto.

En cualquier destino, es un error separar las necesidades del turista y las propias de la población residente durante todo el año, porque durante el tiempo que están de vacaciones nuestros visitantes se convierten en un ciudadano más y por lo tanto en usuarios de nuestros espacios urbanos y naturales o de servicios e infraestructuras como el transporte, seguridad, carreteras, centros sanitarios, limpieza, restaurantes, comercios, etc. La ciudad tiene que estar preparada para dar respuesta, desde un punto de vista pragmático, tanto a los que vivimos aquí todo el año, como a los que pasan unos días o meses con nosotros, eso significa que tiene que ser un destino de calidad.

Tampoco existe un producto turístico de calidad si el destino o su oferta no lo son. No basta con tener hoteles cinco estrellas refiriéndose sólo a sus instalaciones, al servicio o la accesibilidad, también tiene que aludir a un empleo de calidad, que la relación entre plazas hoteleras y trabajadores contratados sea un elemento clave a la hora de establecer esa catalogación de estrellas.

Tenemos que hablar de un turismo responsable con cualquier destino, con su cultura, economía, sobre todo con su medio ambiente y socialmente con los derechos humanos de la población residente y por ende con los derechos de los trabajadores y de las trabajadoras.

La mayor discusión y el debate político sobre el turismo se ha centrado en los últimos años en las cifras records de porcentajes de ocupación o en el número de millones de turistas nacionales o internacionales que nos visitan, en la masificación de algunos lugares costeros como Barcelona o Mallorca por problemas de gestión de los espacios públicos, en la difícil convivencia entre residentes y turistas, en la pérdida del comercio local de proximidad, en el encarecimiento del coste de vida en ciertos lugares donde hay mayor presencia turística y que provoca la llamada gentrificación, en los nuevos modelos de empresas colaborativas en alojamiento o transporte urbano. Sin embargo, el aspecto laboral del turismo ha sido el gran ausente en ese debate por la mayoría de partidos políticos y no ocupa para nada la centralidad que debe tener. Porque como conclusión de las jornadas del Turismo Necesario y del encuentro de “La Marbella Necesaria” hace quince días, si queremos un turismo cinco estrellas, el empleo tiene que ser también cinco estrellas. Un turismo de calidad va unido indiscutiblemente a un empleo de calidad, para lograr que sea así hay que darle un protagonismo inexcusable.

¿Duna o chiringuito?

Duna de Río Real

Hace algo más de un mes asistí a la presentación de la Evaluación del Litoral de Andalucía realizada por Ecologistas en Acción. Es un estudio exhaustivo de todo el litoral andaluz. Andalucía cuenta con 860 km de costa, de los que el 40% corresponde a espacios protegidos, pero sólo el 26% de la superficie en la zona terrestre de los 500 m desde el DPMT está conservada. Hay grandes diferencias entre provincias, siendo Huelva y Almería las que tienen más zonas preservadas alrededor del 40 % y mientras que Málaga y Granada son las que menos áreas tiene, con un 2,5% y 5,1% respectivamente.

Las cifras son aplastantes, sobre todo en la provincia de Málaga, donde contamos con 165 km de frente litoral y más del 80 % está construido. Desde que surgieran las primeras grandes urbanizaciones en la Costa del Sol en los años 60 han ido sumándose muchas más, tanto en el litoral como en el interior, convirtiendo la zona en un gran centro de turismo residencial. Nuestra herencia paisajística ha sido producto de la ocupación masiva del territorio. En las últimas décadas hasta que llegó la crisis económica del 2008, la provincia vivió un gran boom urbanístico. En 1987 más del 66% de la franja costera estaba urbanizada y ese porcentaje ha aumentado hasta llegar a un 80%, el más alto de todo el litoral español.

En Marbella tenemos en torno al 10 % conservado de la superficie en la zona terrestre de los 500 m desde el DPMT. Los datos hablan por si mismos, conociéndolos, no queda duda alguna que lo poco que queda tenemos que protegerlo. De ese porcentaje, la mayoría corresponde a 20 hectáreas del Monumento Natural Dunas Artola-Cabopino y a 22 hectáreas de la Reserva Ecológica Dunas de Marbella que la forman nueve reductos de dunas que van desde Río Real hasta Elviria.

Desde finales de 2016 el anterior gobierno tripartito con IU al frente de la Delegación de Sostenibilidad lleva pidiendo a la Junta de Andalucía con la presentación de una propuesta al pleno que se incluyera las Dunas del Pinillo (3,9 hectáreas) dentro de la Reserva Ecológica Dunas de Marbella, la cual se aprobó por unanimidad.

A día de hoy, tenemos todos los informes favorables tanto de la Demarcación de Costas y de la Junta, y la pelota está en el tejado del Ayuntamiento a la espera que modifique la memoria técnica de la Reserva Ecológica, incluya el reducto dunar del Pinillo dentro y lo remita a la Junta de Andalucía. Es muy importante que se incorpore por ser el tramo más cercano al casco urbano que se conserva y el más susceptible de concesiones de futuras licencias de chiringuitos debido a esa proximidad a la ciudad.

De hecho existen amenazas, hace algunos días la Junta de Andalucía sacó a exposición pública el proyecto de construcción de un chiringuito en esa misma zona y como no podía ser de otra forma ha recibido alegaciones de IU. Ha pedido también a la Administración Autonómica que desista de este procedimiento y que le deniegue la petición que ha realizado el particular que ya explotó una concesión en el mismo lugar hace tres años, llena de incumplimientos muy graves y el Ayuntamiento tuvo que cerrarle el establecimiento.

Opto por la protección de la duna, ante plantar un chiringuito encima de ella. Prefiero un parque natural lindando con nuestro casco urbano, elijo que mi ciudad sea ejemplo de turismo sostenible de calidad y haga gala de respeto medioambiental, frente a la destrucción y explotación privativa de uno de los recursos naturales más preciados, nuestras playas. A las cifras me remito, cada vez tenemos menos litoral y bastante hemos perdido ya enladrillándolo casi al 90%, ya no nos queda opción de elegir, las circunstancias nos obligan a ser responsables.

¿Y ahora qué?

 

 Todas las reivindicaciones de las mujeres que salimos a la calle el pasado #8M eran políticas. Desde exigir igualdad de salario hasta que el Pacto de Estado contra la violencia machista despertara e implementara medidas eficaces. Todas las huelgas sean del tipo que fueren, son políticas.  Por eso no entiendo la aversión a lo político y a los que se dedican a ella, que nos quieren implantar los voceros que salen en los medios de comunicación directamente relacionados con partidos políticos vinculados a la derecha y nos quieren lavar el cerebro. Estarían contentos si las feministas nos dedicáramos sólo a salir a las calles a divertirnos ciertos días al año y no hacer ningún tipo de protesta, pero afortunadamente no es así.

 Tenemos que pensar si casi un año después del 8M de reivindicaciones al gobierno de Rajoy, la marea feminista ha conseguido sus objetivos.

1. ¿Ha desaparecido la brecha salarial?

2. ¿Se ha tomado alguna medida para que las pensiones sean igualitarias?

3. ¿Al Pacto de Estado contra la violencia machista se le ha dotado de medios y recursos para que se puedan aplicar políticas reales?

4. ¿Se ha hecho algo para que se haga justicia ante agresiones sexuales y violaciones? 

Se me ocurren muchas preguntas más, pero mi contestación a las dos primeras es un “no” rotundo. A la tercera, se han llegado a acuerdos por mayoría en el Congreso con el gobierno de Sánchez para la tramitación de leyes LGTBI y medidas urgentes del Pacto contra violencia machista pero corren peligro, porque ayer mismo el presidente convocó elecciones generales para el 28 de Abril y ante esta convocatoria, el día 5 de marzo se disolverán las Cortes y las medidas que no hayan sido aprobadas por el Parlamento decaerán y deberán volver a empezar todo el proceso, ya en la nueva legislatura. Ayer Unidos Podemos pedía aprobar por decreto estos acuerdos antes del 5 de Marzo, porque de lo contrario sería tirar a la basura un trabajo crucial para la mitad de la población de este país. A la cuarta pregunta, iban a presentar en el Consejo de Ministros de este mes un anteproyecto de ley orgánica de modificación del Código Penal para la protección de la libertad sexual de las ciudadanas y ciudadanos, eliminando el abuso sexual y suprimiendo penas de multa para los delitos sexuales, proponiendo penas de prisión para todos, pero finalmente creo que el Gobierno no la ha presentado porque ninguna noticia he encontrado al respecto. Es importante que antes de finalizar esta legislatura dejen aprobadas estas dos últimas medidas y ojalá se aprobaran otras más porque hay muchos siglos de atraso en igualdad real.

La protesta en la calle es fundamental pero hay que canalizarla hacia las instituciones a través de los partidos políticos que tengan el feminismo en el centro de sus políticas y lo realmente efectivo es que el movimiento feminista entrara en esos partidos para impulsar los cambios desde dentro, porque de esa forma, nos dejarán sólo las migajas. No me conformo con un feminismo de actos públicos como por ejemplo de organización de exposiciones de mujeres artistas o de charlas de diversas temáticas donde mujeres expertas participen .

Muy a pesar de la batalla de la derecha en dividir al feminismo y desinformar a la gente para sembrar dudas y crispación entre mujeres y hombres, el movimiento feminista ha conseguido un año después, marcar agenda política y estar presente e influir en los medios de comunicación. Pero hay que ir a lo importante, a cambiar las políticas desde las instituciones y para eso el movimiento feminista tiene que ser partidista, elegir el que defienda nuestros derechos y desechar a aquellos partidos de la derecha (C’S, VOX y PP) que quieren atentar contra ellos. En mi opinión, este es uno de los principales retos y aún queda la mayoría del trabajo por hacer.

La niña del columpio

salt_20190208_170946_440

Una escultura de nuestra ciudad que le tengo apego porque es parte de nuestro paisaje urbano, la niña siempre ha estado ahí, estática pero a la vez parece que va a empezar a balancearse de un momento a otro en su columpio, mirándonos al pasar.

El arte es pura expresión de las ideas, emociones y de la visión del mundo del artista y nos provoca sensaciones, sentimientos, recuerdos o simplemente nos muestra la historia. “La Niña del Columpio” me recuerda observándola, a la actividad, la diversión en la infancia, la alegría y el positivismo. Y sobre todo me transmite una sensación de libertad provocada por estar meciéndose al viento, es pura representación del movimiento. Me sugiere todo lo contrario a lo que te puedes encontrar en la actualidad en nuestro país, que no es otra cosa que el robo de las libertades y derechos de esa niña ya seguramente convertida en mujer en el presente, esa chiquilla representa parte de la infancia de cada una de nosotras.

 Es del escultor Francisco López Burgos de Granada. El autor decidió donarla a la ciudad y el Consistorio tan solo tuvo que abonar los gastos de su fundición que fueron unas 65.000 pesetas. El Ayuntamiento la adquirió finalmente en el 1968. Desde hace años se encontraba en un sitio muy escondido de la Avenida del Mar, junto a la entrada del aparcamiento subterráneo hasta que en 2016 se decidió limpiar, pintar y trasladar muy cerca de su lugar original, pendiendo bajo los árboles de la Alameda.

 La modelo para la escultura fue la propia hija del artista, María Antonia. Es de tamaño un poco inferior al real, de alto mide dos metros, de ancho un metro y tiene una profundidad de un metro. Está hecha de bronce e hierro. El balancín se encuentra en pleno movimiento hacia atrás y hace un ángulo con el soporte. La niña, sentada con la espalda arqueada y ambas manos agarrando el columpio, cogiendo impulso con las trenzas moviéndose, como queriendo llegar lo más alto posible. La pierna izquierda toma empuje y la derecha deja las zapatillas el talón al aire. El vestido tiene unas curvas que representan pliegues. La cara la tiene hacia adelante, con la barbilla levantada, con los ojos semiabiertos y con una media sonrisa.

 La obra fue primera medalla en la Exposición Nacional de Arte Contemporáneo de 1970. López Burgos es autor de otra escultura también simbólica en Marbella: La Venus.

Tiempo de ideología

Según la RAE, ideología se compone de idea y -logía, y viene del francés idéologie y la primera definición es: “Conjunto de ideas fundamentales que caracteriza el pensamiento de una persona, colectividad o época, de un movimiento cultural, religioso o político, etc”

 Algunos partidos políticos y algunas personas presumen de no tener ideología, lo cual es imposible. Si usted es de los que creen eso, sepa que está equivocado porque por muy poco estructurada que la tenga y por muy poco que se dedique a pensar en ella, todo el mundo posee una serie de valores, un sentido de cómo tienen que ser las cosas y de las diferentes formas de conseguir los objetivos que nos marcamos.

 Yo valoro enormemente a la persona o al partido político que claramente se declara de una u otra ideología para mí quiere decir que tienen sus propias convicciones, valores e ideas, que organizan su visión del mundo y las muestran, utilizando sus medios para ponerlas en funcionamiento, porque lo que hacen es un ejercicio de transparencia, van de frente y no juegan al engaño, lo cual agradezco en el caso concreto de un partido político para poder decidir si es lo que quiero votar o no.

 Por el contrario el que se declara no pertenencer a ninguna ideología me causa desconfianza porque no sé a qué atenerme, no está siendo sincero, transparente. Se suelen declarar: “ni de izquierdas, ni de derechas”. Intentando quedar pronunciando esta frase por encima del bien y del mal. En política está todo inventado y la atracción por la política “no ideológica” suele ir acompañado de un populismo que puede ir de un lado hacia otro según convenga, que nada más persigue sus propios intereses prometiendo beneficios inalcanzables. Las agrupaciones políticas toman formas que presumen de novedosas y se quieren convertir en máquinas electorales para ser instrumentos en búsqueda de votos y ganar el poder. Sus dirigentes se dejan arrastrar por la frivolidad y el clientelismo aprovechándose de la propia decepción de la gente.

 Si tomamos un ejemplo de la historia política del municipio, GIL llegó en un momento de crisis económica y de hartazgo político en Marbella y presumía no tener ideología. Su logro en el gobierno fue “vender Marbella” para su propio beneficio y al margen siempre de la propia ley, conocidas son las consecuencias y el resultado: El primer Ayuntamiento de la historia de España disuelto por corrupción.

  Es más necesario que nunca reconocer la labor de nuestros políticos porque no podemos meterlos a todos en el mismo saco, tanto los hay profesionales y honrados como incompetentes o corruptos. La mayoría de las veces son los sectores más conservadores los que siembran ideas como que “todos los políticos son unos corruptos o todos son iguales” y no es así, no es bueno generalizar, lo hacen para aburrir al personal, desencantarlos de la política, sembrar hartazgo, frustración y crisis ideológica.

 Ahora más que nunca es tiempo de política sin desprestigiar el trabajo de los que se dedican a ella porque ejercerla es un acto de entrega a los demás para luchar por nuestros derechos, por el bien común.

WhatsApp Image 2019-02-02 at 05.09.44

A %d blogueros les gusta esto: